MISIONERO 2.0

¿Buscas darle un upgrade a la postura del misionero? ¡Pues has llegado al articulo perfecto!

El misionero es SIN DUDA es la postura más conocida del Kamasutra. Incluso aunque no sepas de qué pose estamos hablando, es posible que ya la hayas practicado muuuuuuucho porque es la más instintiva. Y si ya la conoces quizá te vienen a la mente la frase “la vieja confiable”.

AHORA… no hay nada malo en que sea el clásico favorito de muchas personas. Se trata de una posición íntima en la que uno está arriba y otro abajo, con contacto visual y corporal, lo que hace una experiencia mucho más cercana.

Pero pregunta del millón de dólares..¿Y por qué se llama Misionero? Aquí te contamos:

 

Se cree que el nombre de la postura del misionero tiene su origen en la época de la colonización. Ya que los mismos le explicaban a los nativos de área que este era el modo “correcto” de mantener relaciones sexuales y procrear.

Volvamos al tema de “la vieja confiable”… ¿sabías qué puedes variar esta pose para salir totalmente de la rutina? ¿NO? Pues déjanos instruirte:

 

El misionero es una postura que además permite acariciar muchísimas zonas erógenas, tanto de tu pareja como tuyas. Si tienes vulva puedes estimular tu clítoris durante la penetración, y darle rienda suelta al arte del beso y si tienes pene puedes acá. Además, es una postura ideal para el inicio de las relaciones sexuales, ya que en ese punto tal vez el ambiente no esté tan caliente y el misionero os ayudará a poneros a tono.

 

Rescatemos todo lo bueno de esta pose y démosle una subida de nivel. Toma nota de los siguientes consejos para explorar nuevas formas de sentir con el misionero:

Lista de elementos que vamos a necesitar para pasarla Deli:

AHORA SÍ, vamos de lleno a los consejos:

El primero que te proponemos es poner una almohada no muy grande debajo de las lumbares para alzar un poco la pelvis. Esta pequeña incorporación hace que el pene (o arnés con dildo) roce con las paredes de la vagina, estimulando directamente la zona G.

El segundo consejo que te damos es que abraces a tu pareja con las piernas. Con este gesto conseguirás una estimulación más intensa y ganarás en movilidad.

Por último y no menos importante, si te encuentras abajo aprovecha la movilidad que te da el hecho de estar rodeando a tu pareja con las piernas y eleva un poco la pelvis para hacer círculos con las caderas ¡ESO LES VA A ENCANTAR!

 

En los pequeños cambios está el placer…

Sal de la rutina, agrégale sabor a la postura y no le tengas miedos a esos elementos externos que te pueden ayudara generar mucho placer. Dale la vuelta al misionero y que vengan los orgasmos.

 

¡NOS LEEMOS PRONTO!

Comentario

Este artículo no tiene comentarios. ¡Se el primero!

Ocultar comentarios
Seguir
...
Volver
Carrito Tu carrito 0

No hay productos en el carrito.

Vacío

Este sitio es único por lo que requiere un navegador más moderno para poder trabajar.

¡Actualízate!